Mudarse con un hijo adolescente

Cómo superar una mudanza con tu hijo en plena adolescencia

Algunas familias dan el paso de emigrar cuando ya tienen hijos, a veces incluso cuando éstos están en la adolescencia. Para los adolescentes su entorno y su rutina son muy importantes. Están construyendo su autoestima y su personalidad, y la cotidianedad les da seguridad. Cuando uno decide, por tanto, mudarse con un hijo adolescente ha de ser consciente que le está sacando de su mundo, y le está llevando a un lugar totalmente desconocido. Justo en esa época de la vida cuándo uno es más vulnerable. Es importante saber que el proceso de adaptación va a ser complicado. Se requiere una dosis extra de paciencia para superar los conflictos que esta nueva situación va a generar.

hijo adolescente

Según la experiencia de familias que lo hicieron antes, no todos los adolescentes se consiguen integrar y encontrar de nuevo la felicidad. Hay casos de jóvenes que a los 18 años se volvieron a su país de origen a casa de algún familiar o a comenzar una vida independiente.El éxito de la adaptación depende de muchos factores, como la edad del joven, el lugar de destino, si se conoce el idioma o no e incluso la personalidad del adolescente. Pero sin duda una buena preparación aumenta las probabilidades de éxito.

En esta entrada queremos mostrar algunos de los problemas que hay que enfrentar cuando nos mudamos con hijos adolescentes y dar algunos consejos para superarlos.

Separarse del grupo de amigos

hijo adolescente

Para los jóvenes adolescentes el grupo de amigos es su TODO. Es una época inestable, donde los jóvenes piensan que el mundo está en contra de ellos. Las relaciones con los adultos son complicados, porque no hay comprensión entre unos y otros. El mundo de la adolescencia y el de los adultos son mundos alejados por una distancia infinita. Y en ese contexto, el grupo de amigos es la salvación para el joven adolescente. En el grupo se sienten queridos y comprendidos. Es normal que las decisiones se tomen en conjunto y todos vayan a una. Cuando una familia decide mudarse y llevarse consigo al hijo adolescente tiene que ser consciente de que le está separando de su grupo de amigos. Le está alejando de las personas que le dan seguridad, donde se siente querido, comprendido y apoyado. Para que la separación sea lo menos traumática posible es importante preparar con tiempo al joven. Explicarle las razones que obligan a la mudanza y hacerle entender que es una decisión necesaria para la familia. Hacerle partícipe de las decisiones que haya que tomar (modo de viaje, búsqueda de nueva casa, etc) le hará sentirse más comprometido con el cambio. Otro consejo importante es ayudarle a conocer gente de su edad en el nuevo lugar. Sin duda, las actividades extraescolares son un buen punto de partida.

Empezar en un nuevo colegio (incluso sistema educativo)

Para un joven adolescente que ve su vida tambalear delante suya, que un día cree una cosa y al día siguiente la opuesta, el colegio, y sobretodo los compañeros de clase, son muy importantes. Las rutinas y los espacios conocidos dan un poco de seguridad en ese mundo interior inseguro donde se mueven los jóvenes.

hijo adolescente

Así que si para todo el mundo es difícil comenzar en un sitio nuevo, para un adolescnte puede ser mucho peor, un muro infranqueable. Si además el país es diferente, lo más probable es que el sistema educativo también lo sea. Cosas que aún no tenía que saber en su país de origen se dan por sabidas en el nuevo, y viceversa. Creando un estrés de sentirse por detrás y una inseguridad de no saber hacerlo bien. Si a esto le sunmamos un idioma diferente, el colegio (instituto) puede convertirse en un infierno. Los más importante en este caso es motivar al joven adolescente. Tenemos que creer que él va a poder superar las dificultades y conseguir que él también lo crea. Un buen consejo es sentarse con él todas las tardes. Mientras él estudia o hace deberes nosotros podemos ir arreglando burocracia o incluso estudiando eso que siempre quisimos estudiar pero no teníamos tiempo. Es más fácil motivarle a sentarse si no lo hace sólo.

Idioma nuevo

hijo adolescente

Aprender un nuevo idioma es difícil. Si además lo necesitas para poder estudiar y poder conocer gente, el aprendizaje puede ser frustrante. Es importante mostrar apoyo total al joven y mostrarle que para todos es difícil. Aprender en familia es un buen método para transmitir confianza en que se puede lograr. De todas formas es muy recomendable aprender la base del idioma nuevo antes de emigrar. No es lo mismo no entender una palabra que poder comunicarse aunque sea como los “indios”.  En algunos países, es posible cursar un año de transición donde lo más importante es aprender el idioma nuevo e igualar las bases de conocimiento. Y después de este curso se vuelve a la enseñanza reglada.

Si quieres leer los mejores consejos para aprender un idioma rápido, lee este post… ¡te va a encantar!

No conocer a nadie

Conocer gente nueva es una tarea complicada. No sólo para los adultos también (o incluso más) para los adolescentes. Sus inseguridades típicas de la edad les dificulta dar el paso de mostrarse cómo son. Es importante no meter presión porque hagan amigos pero motivarles a que se unan a planes con sus compañeros de clase o con vecinos. También es bueno hacer muchos planes familiares como noches de juegos o de películas. De tal manera que la familia supla el vacío de los amigos y no se sientan sólos.

El nuevo lugar es aburrido

hijo adolescente

Es normal que los jóvenes reclamen que el nuevo lugar es aburrido. No conocen los posibles planes ni gente con los que llevarlos a cabo. Pueden caer en la desidia de no querer hacer nada y obsesionarse con volver a su lugar de origen. Es importante evitar este problema. Una buena forma de evitarlo es llenar la agenda de planes. Evita el aburrimiento y ayuda a conocer todas las posibilidades de ocio del nuevo lugar. Así que no importa si las cajas de la mudanza permanecen dos meses más de la cuenta sin ser ordenadas, los fines de semana son para hacer planes familiares.

 

Como conclusión final, si te vas a mudar con un adolescente, lo más importante es empatía y optimismo. Es un cambio difícil pero se puede lograr con éxito.

 

Si te apetece leernos todas las semanas, y enterarte de nuestros posts bien rápido… ¡Suscríbete aquí abajo a nuestra newsletter!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *