Parejas interculturales: historias de amor

Cuando te enamoras de una persona de otro lugar

Chica conoce chico. Chico besa a chica. Chica quiere algo más. Chico declara su amor. Una historia entre tantas otras. Pero esta tiene algo especial, chica y chico no hablan el mismo idioma, son de países diferentes. Y es que el amor no entiende de religión, ni de cultura ni siquiera de edad. Y cupido ha vuelto a hacer de las suyas.

Los inicios son siempre muy bonitos. Mariposas en el estómago. Corazón acelerado al estar juntos. Lo típico de los comienzos de una historia de amor. En las parejas monoculturales. También en las interculturales. Las diferencias se ven como retos y no como dificultades.

Los inicios son siempre muy bonitos

amor

Y los días pasan. Y el pasado roba los besos donde el tiempo se detiene, los besos eternos. Y el presente se llena de la monotonía de la vida diaria. Ahora una vida de dos. Y las diferencias ahora sí son dificultades.

Porque no hablar el mismo idioma genera malosentendidos. Hay que cuidar los matices y la ironía no se entiende. Porque las cosas cotidianas pueden ser muy distintas. Los diferentes horarios de comida, o simplemente el hecho de cenar todas las noches juntos. Cocinar con aceite o mantequilla. Desayunar dulce o salado. La limpieza suele ser un punto crítico. ¿Es mejor fregona o mapa? ¿Con qué frecuencia hay que limpiar?

Pero el tiempo sigue pasando. Y si Cupido apuntó correctamente el amor vencerá, a pesar de los conflictos. Y la pareja ya no hablará dos idiomas distintos, sino un lenguaje propio. Y las diferencias ya no serán dificultades sino una oportunidad de enriquecer la relación. Y los conflictos culturales generarán divertidas anécdotas que contar a los amigos. ¡Viva el amor!

¡Si te gustan las entradas de Vivir Fuera puedes seguirnos en Facebook e Instagram!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *